IBI top movil

bienvenido

donde estamos

En vivo

Sermones

Clases y Recursos

Vida en la IBI

La IBI ora

vision

Lo que ensenamos

Equipo Ministerial

Nuestra historia

19 de Enero de 2018

La iglesia y yo (4ta parte)

Por 

(Sermón pastor Héctor Salcedo)

Durante esta semana, dentro de la serie “Vida de iglesia” hemos estado aplicando las enseñanzas de los sermones “La iglesia y yo” del pastor Héctor Salcedo con el propósito de que entendamos que permanecer en nuestra iglesia local como simples observadoras, guardándonos a cierta distancia, sin permitir que nadie nos conozca ni asumir ningún compromiso, no es bíblico, por el contrario, es desobediencia a Su mandato, es privarnos de la bendición y privilegio de experimentar “los unos a los otros” de que nos habla el Nuevo Testamento.

Aunque la serie continúa, hoy concluimos con la revisión de los sermones. Habiendo visto cómo luce una mujer que ha entendido el llamado de Dios a involucrarse y pertenecer a su iglesia local, hoy observemos cómo se ve una vida que llega hasta el último nivel de compromiso que es entregarse a servir. 

Los dones y talentos que me han sido dados debo ponerlos al servicio de la iglesia y de los hermanos de la congregación.  Dios siempre tiene un propósito en la vida de cada una de Sus hijas. Para contribuir no debo esperar ser nombrada, lo puedo hacer sin que nadie me lo pida. Puedo involucrarme en el servicio sin que nadie lo indique, como es el orar los unos por los otros que es un mandato de Cristo también, servir en cualquier área, ministrar palabras de consuelo, ánimo y exhortación a otras hermanas.

¿Cómo luce una mujer cristiana entregada al servicio en su iglesia local?

  1. 1. Habiendo estudiado Su Palabra, sabe que Dios la ha dotado, le ha puesto algo que puede y debe dar para beneficio de la iglesia.
  2. 2. Ha entendido que no se trata de lo que recibe o logra en la iglesia, ni de que se sienta bien, sino que, Dios la ha hecho parte de ese cuerpo local para colaborar y ayudar al funcionamiento y dinámica de la iglesia.
  3. 3. Entiende que la vida cristiana se caracteriza por ser una por vida de servicio.
  4. 4. Persigue vivir las palabras de Jesús en Marcos 10:43-44 “Pero entre vosotros no es así, sino que cualquiera de vosotros que desee llegar a ser grande será vuestro servidor,y cualquiera de vosotros que desee ser el primero será siervo de todos”.
  5. 5. Conoce que es miembro del Cuerpo de Cristo y que, como tal, Dios le ha impartido dones para ministrar a otros para el bien común (1ª Corintios 12:4-31)
  6. 6. Sabe que toma tiempo cultivarlo, y por eso comienza a servir en aquellas cosas que entiende atraen sus afectos, donde va encajando y es usada por Dios, siendo confirmado por el cuerpo de Cristo.
  7. 7. Además, sabe que hay muchos miembros que componen ese cuerpo y que, para su funcionamiento adecuado, cada miembro debe trabajar de manera coordinada con los demás.
  8. 8. Cree que Dios la ha colocado en el cuerpo según Le agradó y por eso no considera que haya tareas mayores o menores, pues todas son asignadas por Él.
  9. 9. Reconoce que uno de los propósitos de Dios en que haya miembros débiles que sean los más necesarios es que no haya división en el cuerpo sino que los miembros tengan el mismo cuidado unos por otros, y así, sufran y se regocijen los unos con los otros.

Testimonios de mujeres de diferentes edades y etapas de la vida que se han entregado al servicio en la Escuela Bíblica Dominical de niños:

Deborah Lora Sape:

  1. 1. Como seguidora de Cristo y que he sido transformada, debo en agradecimiento al Señor dar mi vida para servir en algún ministerio de la iglesia considerando los dones y talentos que Él me ha dado.
  2. 2. Servir en el Ministerio de la Escuela Dominical es un privilegio, porque cada domingo recibimos a niños sedientos de la Palabra de Dios y somos usadas como instrumento para instruir Sus enseñanzas.
  3. 3. Los niños aprenden viendo y es importante modelarles una vida que agrade a Dios.

Elaine García (joven soltera):

  1. 1. Al prepararnos para exponer la lección a los niños podemos ver cómo al escudriñar la Palabra, ésta siempre tiene algo que recordarnos o enseñarnos.
  2. 2. A través de la EBD, el Señor me permite recordar que Él controla todo y que dependemos de Él, pues, en ocasiones se dan situaciones que nos toman por sorpresa y escapan de nuestras manos, sin embargo, podemos descansar en el Señor al confiar que Él provee a nuestras necesidades.
  3. 3. Por medio de la EBD, Dios nos permite crecer en amor, no solo al percatarnos de Su gracia al permitirnos servir a otros, sino también por las personas que sirven junto a nosotras. Nos muestra la importancia y el valor que tiene el orden y el trabajo en equipo.

Heidy de Almonte (sirve junto a su esposo como profesora):

  1. 1. Nos ayuda a entender mejor las necesidades de nuestros niños y a aportar a su crecimiento espiritual.
  2. 2. Es una forma de mostrar obediencia al llamado de la Gran Comisión enseñando la verdad de Cristo a nuestros niños y por medio de ellos a sus padres.
  3. 3. Es una manera de hacer un ministerio como pareja, lo cual nos une en un mismo propósito; a la vez forma nuestro carácter y nos da herramientas para aplicarlas en la crianza de nuestros hijos.

Recordar que somos un cuerpo y por lo tanto debemos ayudarnos unos a los otros. Es un privilegio pertenecer a una iglesia que sirva la palabra de Dios pura

Pregunta de reflexión: ¿Que sería de tu iglesia si todos tuvieran la misma actitud que tú tienes hacia ella?

Oración: Padre celestial, fortalece nuestra fe. Pedimos perdón por el poco involucramiento en la iglesia, por mi actitud. Ayúdame a cambiar de actitud y poner mis dones y talentos al servicio de la iglesia para hacer Tu voluntad.

 

 

Ministerio EZER

 

 


Primera parte del sermón:  https://youtu.be/q8HcbkM-98A

Segunda parte del sermón: https://youtu.be/Gnhk_qPOJh8

Visto 260 veces