IBI top movil

bienvenido

donde estamos

En vivo

Sermones

Clases y Recursos

Vida en la IBI

La IBI ora

vision

Lo que ensenamos

Equipo Ministerial

Nuestra historia

13 de Abril de 2018

La relación entre Jesús y Noe (3ra parte)

Hoy continuamos con el estudio de Encontrando a Jesús en el Antiguo Testamento. Puedes leer el artículo anterior en este enlace.

Si no pudiste descargar el cuestionario correspondiente al tema “La relación entre Jesús y Noe” aun puedes hacerlo, está disponible en este enlace y es gratis.

Continuamos con este hermoso estudio “Encontrando a Jesús en el Antiguo Testamento” y reflexionamos si continuamente vemos a Jesús a lo largo de todos los pasajes de la Biblia, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento.

• • •

Creyentes y no creyentes conocemos la historia de Noé, sin embargo, no creo que todos hayamos visto a Cristo en esa historia. Como Cristo es el protagonista de la Biblia, todo está escrito con el objetivo de revelarle a Él. El Antiguo testamento es la revelación de Dios demostrándonos como Él es y qué Él hace. Génesis 3:16 predijo que alguien vendría para derrotar a satanás y salvar a los pecadores, “Él te herirá en la cabeza y tú le herirás en el calcañar” el resto de lo que está escrito es mirando al futuro, hacia donde este redentor será revelado.

 

En el Antiguo Testamento Dios se reveló a sí mismo a través de los relatos de las personas, acontecimientos y objetos que encontramos. Para entender esto bien tenemos que hablar sobre la tipología que es algo o alguien que apuntaba a la persona de Cristo o lo que éste haría cuando viniera.

La tipología es lo que representa a Cristo y el antitipo, es donde Cristo y/o su obra demuestra lo que se predecía. 1 Pedro 3:20-22 él identifica el arca y el diluvio como un tipo de salvación provisto por Cristo, con el antitipo con el cumplimiento con lo que el bautismo significa, leamos: “quienes en otro tiempo fueron desobedientes cuando la paciencia de Dios esperaba en los días de Noé, durante la construcción del arca, en la cual unos pocos, es decir, ocho personas, fueron salvadas por medio del agua. Y correspondiendo a esto, el bautismo ahora os salva (no quitando la suciedad de la carne, sino como una petición a Dios de una buena conciencia) mediante la resurrección de Jesucristo, quien está a la diestra de Dios, habiendo subido al cielo después de que le habían sido sometidos ángeles, autoridades y potestades.”  (1 Pedro 3:20)

 

Estos son algunos versículos difíciles de entender, sin embargo, es evidente que Dios está demostrando su odio al pecado, el pecado es sumamente serio para Dios, Él provee un remedio para aquellos que le amamos, en relación con nuestra realidad pecadora. Si leemos la historia de Noé aun sin conocer el Nuevo Testamento, Dios está demostrando que el odia al pecado y que Él está determinado a castigarlo con toda la fuerza de Su justicia. Al mismo tiempo, Él demuestra que proveerá una familia que será aprobada por Él. Hay esperanza.

 

A Noe le tomó 120 años para edificar el arca, lo que testifica que Dios espera pacientemente por aquellos que responden a su llamado para obtener la seguridad cuando es a través de su provisión misericordiosa. Y es evidente que Dios protege y salva a aquellos que ponen su confianza en Él, en sus formas de refugio. Nosotros que vivimos después de la venida del Mesías sabemos que Dios protege y salva a todos los que ponen su fe en Cristo Jesús, Él es nuestro refugio de la ira de Dios. ¿Es Jesús tu refugio?

El diluvio erradicó de la tierra a los pecadores que no se arrepintieron y salvó a aquellos que confiaron en Su refugio para un nuevo comienzo. El bautismo para los creyentes es un acto de obediencia mediante el cual el cristiano testifica que Dios limpió nuestra alma y nos dio un nuevo comienzo.

El bautismo no es para la salvación, es un acto que muestra al mundo que ya somos salvas y estamos públicamente testificando de lo que Dios ha hecho en nuestro corazón. Los judíos sabían que un Mesías venía porque en Génesis 3:15 estos decían que, aunque merecían la condenación por sus pecados la respuesta de Dios venía a través de la semilla de la mujer, y por esto estaban esperando al Mesías. Lo que el arca de Noé hizo fue reforzar que el juicio venía mientras nos demostraba los atributos de Dios.

 

Jesús dijo en Mateo 24:37-42

“Porque como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Pues así como en aquellos días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dándose en matrimonio, hasta el día en que entró Noé en el arca,y no comprendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos; así será la venida del Hijo del Hombre. Entonces estarán dos en el campo; uno será llevado y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo en el molino; una será llevada y la otra será dejada. Por tanto, velad, porque no sabéis en qué día vuestro Señor viene.”

Si no estamos caminando con el Señor, no estamos oyendo su voz, y puede ser que ya estemos viendo señales de que el final viene pronto, pero al estar tan lejos de Dios, nos puede suceder igual que aquellos que se ahogaron en el tiempo de Noé, porque solo Dios conoce los tiempos y las oportunidades. Aprovechemos hoy el día de salvación.

El arca representaba a Jesús como la única fuente de salvación contra el juicio de Dios el cual fue representado por el diluvio. El arca demostró que Dios proveería la salida y no nosotros. Muchos creen que ellos pueden decidir la forma de salvarse, cuando la realidad es que solamente hay una forma y es a través de aquél que está revelado en la Biblia, por eso es tan importante estudiar y entender lo que está escrito. Jesús, y solamente Jesús, es la fuente de salvación y aunque Dios es paciente, hay un día en el cual solamente Él conoce, cuando es que su paciencia se agotará.

Dios especificó con lujo de detalles como Él quería que Noé construyera el arca, y es interesante pensar que aun cuando iban todos los animales, solamente había una puerta. Y nos preguntamos si la razón de una sola puerta además de por motivos de seguridad ¿sería que Dios estaba apuntando al hecho de que para entrar al cielo solamente hay una puerta que es Jesús? Y Juan nos dijo sobre esto en 10:9 “Yo soy la puerta; si alguno entra por mí, será salvo; y entrará y saldrá y hallará pasto.

Claro está que esto es una especulación, sin embargo, es una observación interesante.

Cuando Noe terminó el arca, él, su familia y los animales entraron en ella por invitación de Dios como lo leemos en Génesis 7:1 “Entonces el Señor dijo a Noé: Entra en el arca tú y todos los de tu casa; porque he visto que sólo tú eres justo delante de mí en esta generación.”  Jesús es quien nos hace la invitación también leamos Mateo 11:28 “Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y yo os haré descansar.

Podemos encontrar otra analogía porque solamente los que entraron en el arca fueron salvos, Génesis 7:23 dice “Exterminó, pues, el Señor todo ser viviente que había sobre la faz de la tierra; desde el hombre hasta los ganados, los reptiles y las aves del cielo, fueron exterminados de la tierra; sólo quedó Noé y los que estaban con él en el arca.” La salvación es por invitación, por una invitación personal que nos hace Jesús.

 

Vosotros no me escogisteis a mí, sino que yo os escogí a vosotros, y os designé para que vayáis y deis fruto, y que vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo conceda.

Juan 15:16

 

Como acabamos de leer solo aquellos dentro del arca son los que quedaron vivos. Dios da vida eterna solamente a aquellos que entran por la puerta. Juan 10:27-28 dice: “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen;y yo les doy vida eterna y jamás perecerán, y nadie las arrebatará de mi mano.

La realidad es que sin importar en cual libro de la Biblia busquemos, Jesús está en cada página. Puedo imaginar que el tiempo que pasó la familia de Noé dentro del arca no fue muy cómodo para ellos, sin embargo, Dios estaba con ellos. Esto es lo mismo que sucede con nosotros durante nuestra vida, pasaremos tormentas en donde nos sentiremos incómodas o en situaciones peligrosas; sin embargo, como tenemos la morada del espíritu Santo en nosotros, llegaremos seguros hasta el final. Nadie nos puede arrebatar de su mano.

¿Quién cerró la puerta del arca? Fue Dios. Él es quien decide cuándo pasaremos a Su presencia y nadie puede burlarse de Dios Gálatas 6:7 dice: “No os dejéis engañar, de Dios nadie se burla; pues todo lo que el hombre siembre, eso también segará.” Dios es quien decide quien nos protege, quien nos fortalece, quien decide los resultados de los acontecimientos y luego quien nos lleva a nuestro hogar, el cielo.

Esperamos que mientras buscamos y encontramos a Jesús a lo largo del Antiguo Testamento, Él nos ayude a conocerle más y a amarle más.

 

¡Nos leemos pronto!

 

En Su Gracia,

K A R L A

  

• • •

 

Damos muchas gracias a Dios por cada hermana del ministerio Mujer para la Gloria de Dios quienes nos dieron la oportunidad de compartir este estudio, un estudio de mucha bendición y edificación para el cuerpo de Cristo. Visita también Soy Mujer de Valor y déjanos tus comentarios. ¡No olvides que puedes escuchar el estudio en vivo directamente en este enlace!

Te pedimos nos apoyes en oración, por ellas y por nosotras para que podamos seguir llevando el mensaje del evangelio para edificación de su pueblo y la expansión del reino de Cristo. Oren por nuestra protección también para seguir adelante con su encomienda.

La próxima semana estudiaremos “La frustración de edificar un reino sin Dios” ¡No te lo pierdas! ¡Dios te bendiga!

 
 
Karla Martínez de Fernández hija y sierva de Dios por gracia.  Esposa de Jorge Carlos y madre de Daniel, Santiago y Matías. Blogger en www.soymujerdevalor.com desde donde comparte con las mujeres su pasión por la Palabra de Dios, para saborear y atesorar la belleza del Evangelio en nuestro diario vivir para con ello vivir para la Gloria de Dios.
Visto 248 veces