IBI top movil

bienvenido

donde estamos

En vivo

Sermones

Clases y Recursos

Vida en la IBI

La IBI ora

vision

Lo que ensenamos

Equipo Ministerial

Nuestra historia

14 de Mayo de 2018

Canal abierto con Dios

Mujer Para la Gloria de Dios

5/5/2018

Canal abierto con Dios

¿Continuamente nos presentamos ante Dios en oración?

 

“Por nada estéis afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios.” Filipenses 4:6

Aileen: Bienvenidas a Radio Eternidad en su dial de 990 AM o por las redes en http : / / radioeternidad.com/.

Este es su espacio Mujer para la Gloria de Dios, una producción del Ministerio de mujeres Ezer, de la IBI bajo la sombrilla del Ministerio de Integridad & Sabiduría.

Les saludan Cathy Scheraldi de Núñez y quien les habla Aileen Pagan de Salcedo.

Cathy: Su sintonía es una bendición y una honra para nosotras, damos gracia a Dios por Uds. 

Continuamos hoy con nuestra serie de estudio sobre Las Parábolas.Hoy estudiaremos 2 parábolas sobre lo oración, escritas en el libro de Lucas, la viuda y el juez injusto y el vecino que pide pan para una visita.

Aileen: Nuevamente estamos en “Facebook live”, “YouTube live” y “Twitter live” durante la grabación del programa radial, los lunes a las 9:00 hora de Santo Domingo. Siempre que la tecnología y los medios lo permitan, la grabación del programa radial será transmitida en vivo para que nos acompañen y así puedan conectar nuestra voz con nuestra cara, e incluso puedan interactuar con nosotras a través de Facebook de radioeternidad.

Cathy: Y si tienen preguntas sobre los temas que estamos tratando, peticiones de oración o una consulta puntual pueden enviarlas a nuestra página o escribirnos un mail a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Nuestro deseo es servirles en lo que podamos.

Nuestra motivación es poder compartir con otras hermanas en la fe lo que por gracia Dios nos ha ido revelando!

  Y ya para comenzar a hablar sobre la parábola que trataremos hoy, primero queremos presentarnos a nuestro Señor, oremos.

Aileen: Recordemos que la semana pasada, estudiamos 2 parábolas en donde Jesús uso las lámparas para compartirnos una enseñanza. Una habla a los creyentes, alentándoles a  compartir las verdades que han encontrado en Cristo Jesús y a representar bien Su evangelio, y la segunda está enfocada en los no creyentes, procurando que estos mejoren su visión espiritual y así puedan reconocer El Evangelio.

Si no han escuchado el programa, las invitamos a entrar en la página de radioeternidad.com o a la página de laibi.org a cualquier hora, aquí están archivados todos los programas anteriores que hemos hecho.

Cathy: Hoy queremos comenzar con la parábola sobre la viuda y el juez injusto, la cual encontramos en Lucas 18:1-8. Y antes de leer la parábola quiero que repasemos las prácticas culturales de este tiempo. Los jueces viajaban de un lugar a otro para escuchar los diferentes casos, y la costumbre era enviar un equipo de avanzada que se encargara de poner carpas y preparar la agenda del juez antes de su llegada. Y como no hay nada nuevo bajo el sol, (Eclesiastés 1:9) la forma de asegurar una cita era sobornando a un miembro de la avanzada encargado de preparar la agenda del juez.

Aileen: Y debemos resaltar algo que pareciera obvio, y es que ella es una mujer ¿cierto? Y en este tiempo las mujeres no eran tratadas igual que los hombres. Y aunque el pasaje no nos dice, como no tenía  esposo ni ningún hombre que la representase ni tampoco que le proveyera, muy probable que esta viuda fuera pobre y por tanto no tuviera el dinero para sobornar a los organizadores del juez. En otras palabras, el estatus social de esta mujer estaba un escalón más bajo en la escalera cultural. Es importante por tanto el recordar que aparte de Dios, ella no tenía otros recursos para obtener justicia.

Cathy: Ya que entendemos la situación de esta mujer, leamos Lucas 18:1-2 “Y les refería Jesús una parábola para enseñarles que ellos debían orar en todo tiempo, y no desfallecer, diciendo: Había en cierta ciudad un juez que ni temía a Dios ni respetaba a hombre alguno.” Esta parábola es un poquito diferente a muchas otras porque el versículo 1 nos dice que El Señor les comparte esta “para enseñarles que ellos debían orar en todo tiempo, y no desfallecer.” No tenemos que adivinar ni excavar mucho para encontrar la razón de Su proceder, y es por tanto que es importante que mantengamos esto en mente cuando estudiamos la parábola para no mal interpretarla.

Aileen: Excelente punto Cathy, y El Señor nos advierte desde el comienzo, sobre los obstáculos que representaba esta situación para la viuda: el juez no temía a Dios ni respetaba al hombre (o mujer). Quiero que recordemos  los 2 mandamientos mayores dados por Cristo, leamos en Lucas 10:27 “AMARAS AL SEÑOR TU DIOS CON TODO TU CORAZON, Y CON TODA TU ALMA, Y CON TODA TU FUERZA, Y CON TODA TU MENTE; Y A TU PROJIMO COMO A TI MISMO.”  Este juez no respetaba ninguno de estos 2 mandamientos y por tanto esta es una situación en donde ella depende totalmente y solamente de Dios, El Justo.

Cathy: Leamos la petición de la viuda en el versículo 3 “Y había en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él constantemente, diciendo: "Hazme justicia de mi adversario.” Nota que ella no pidió favores, ni tampoco pidió tener ventaja sobre su adversario, sino simplemente justicia. Y este deseo de justicia es algo con el que todos nacemos. Es una de las evidencias que prueba que hay un Dios, y uno de los puntos con que el ateo necesita luchar. Si no hay un Dios ¿Que está bien y que está mal? ¿Por qué tenemos este deseo inherente de justicia en nuestras mentes desde la niñez?  Romanos 2:14-15 nos dice la respuesta “Porque cuando los gentiles, que no tienen la ley, cumplen por instinto los dictados de la ley, ellos, no teniendo la ley, son una ley para sí mismos, ya que muestran la obra de la ley escrita en sus corazones,”

Aileen: Cathy esto me trae a la mente Romanos 1:20 “Porque desde la creación del mundo, sus atributos invisibles, su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que no tienen excusa.” Continuando con la parábola, leamos los versículos 4-5 “Por algún tiempo él no quiso, pero después dijo para sí: "Aunque ni temo a Dios, ni respeto a hombre alguno, sin embargo, porque esta viuda me molesta, le haré justicia; no sea que por venir continuamente me agote la paciencia." ¿sabes lo que me llama la atención? El versículo 4 está confirmando lo que Romanos 1:20 nos enseña, el juez sabe que no teme a Dios ni respeta al hombre! La Biblia no se equivoca, no tenemos excusa.

Cathy: Ahora bien, quiero pausar y evaluar algo que puede prestarse a confusión. Como este era un juez, y Jesús es nuestro Juez, y Él es quien responde a nuestras oraciones, pudiéramos comparar a este juez con Jesús, pero este juez es injusto. Jesús está usando la analogía como un contraste y no como una similitud.  Recordemos que Jesús dijo que el propósito de esta parábola es compartir el propósito de no desfallecer en la oración. En el mundo tendremos tribulaciones y si no hablamos con Dios, esto garantiza que desfallezcamos en la oración.

Este juez no está bendiciéndola con su petición porque la ama sino porque él está cansado de escuchar su clamor. Su persistencia le molesta y para salir de ella la complace. Y esta no es la razón por la que Dios contesta nuestras peticiones!

Aileen: Claro que no, leamos los versículos 6-7 para ver la respuesta de Jesús. Así dice “Y el Señor dijo: Escuchad lo que dijo el juez injusto. ¿Y no hará Dios justicia a sus escogidos, que claman a El día y noche? ¿Se tardará mucho en responderles? ¿Qué está diciendo Jesús aquí?

Cathy: Dios es justo! Y con certeza podemos decir que si un juez injusto puede hacer justicia a causa de la persistencia ¿No esperaríamos aún mas de un Dios justo que siempre obra con  justicia?

Aileen: Y Él tiene un propósito con todo!, como Romanos 8:28 nos enseña “Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito.”

Cathy: Así es! Tenemos que recordar siempre que debemos evaluar los acontecimientos de nuestra vida con una perspectiva divina y no mundana. El tiempo de Dios no es nuestro tiempo. De hecho, Él no está limitado por el tiempo, sin embargo, nosotras si como Salmo 90:4 nos enseña “Porque mil años ante tus ojos son como el día de ayer que ya pasó, y como una vigilia de la noche.”

Aileen: De hecho, entiendo que la confusión que existe sobre las respuestas del Señor a nuestras oraciones es porque El no responde de forma afirmativa a todas nuestras peticiones. Creo que todas hemos escuchado el refrán que dice que “Dios siempre contesta las oraciones, a veces es si, en otras ocasiones es no, y en otras es un no todavía”. El problema es que hay mucha confusión y mal entendimiento sobre que es una respuesta. Por ejemplo, hay personas que creen que podemos pedir todo lo que queramos, pisarlo y proclamarlo en fe y esperar que Dios nos complacerá. Y de no concedernos nuestra petición es porque no tenemos suficiente fe o porque estamos en pecado.

Por otro lado del espectro, hay personas que piensan que uno no debe hacer la misma petición más de una vez porque esto demuestra falta de fe en Dios.

Cathy: Obviamente esto no puede ser verdad porque cuando Jesús estaba en Getsemaní leemos en Mateo 26:39 que Jesús pidió al Padre que le quitara esta copa, refiriéndose a la crucifixión, pero terminó la expresión con “no lo que yo quiera sino como tú quieras”. Y luego leemos en el versículo 42 que de nuevo hizo la misma petición, por tercera vez, en el versículo 44. Y nadie puede tener más fe que Jesús, por tanto si El hizo esta petición en más de una ocasión, ¡cuanto más nosotras también!

Y es interesante ver que la respuesta del Padre a su hijo fue “negativa” en términos de esta petición, sin embargo, ambos Jesús y El Padre sabían que la cruz tenía que ocurrir y El Padre contestó su oración no evitando la cruz sino dándole la fuerza del Espíritu Santo para sobre llevar la cruz!, como Hebreos 9:14 nos anuncia “¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual por el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, purificará vuestra conciencia de obras muertas para servir al Dios vivo?”

Aileen: Y no sé si se están percatando que esto es Romanos 8:28 en acción aquí. Para salvar al mundo, ¡Jesús tenía que ofrecerse como sacrificio por nuestros pecados y eventualmente todo esto cooperó para bien!

Y leamos lo que El Padre hizo por Jesucristo después de la cruz en Filipenses 2:9-11 “Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le confirió el nombre que es sobre todo nombre, para que al nombre de Jesús SE DOBLE TODA RODILLA de los que están en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre.”

Cathy: Y la parábola termina con Jesús diciendo en Lucas 18:8 “Os digo que pronto les hará justicia. No obstante, cuando el Hijo del Hombre venga, ¿hallará fe en la tierra?” La primera parte del versículo es fácil de entender, Dios hará justicia en el tiempo perfecto para llevar a cabo Su plan. La segunda parte del versículo está un poquito más difícil de entender y solamente puedo especular. Como esto se encuentra al terminar esta parábola de la viuda, es posible que esta esté tratando de puntualizar que los creyentes necesitan tener este tipo de persistencia en la oración, hasta el final de los tiempos cuando Cristo regrese por su pueblo.

Aileen: La segunda parábola de hoy se encuentra en Lucas 11:5-13. Es muy fácil pasar por alto el que esta parábola está refiriéndose a la oración, a menos de que nosotras nos demos cuenta de que esta parábola esta justo después de cuando los discípulos le pidieron a Jesús que les enseñara a orar y Él les compartió lo que hoy conocemos como El Padre Nuestro en los versículos del 1-4. La parábola comienza como una historia en los versículos 5-6, y dice la palabra “También les dijo: Supongamos que uno de vosotros tiene un amigo, y va a él a medianoche y le dice: "Amigo, préstame tres panes, porque un amigo mío ha llegado de viaje a mi casa, y no tengo nada que ofrecerle";” Antes de seguir debemos ubicarnos en la cultura de esta época, en donde la hospitalidad era algo  importantísimo, y en donde el que un anfitrión se quedara sin pan para ofrecer a una visita, era algo muy vergonzoso que le ponía en una posición de desesperación!

Cathy: Es por esto que este hombre va a donde el vecino a la medianoche, tocando la puerta cuando nadie lo vea. Y especulo, por la respuesta del vecino, que estos no eran muy amigos porque en el versículo 7 dice “y aquél, respondiendo desde adentro, le dice: "No me molestes; la puerta ya está cerrada, y mis hijos y yo estamos acostados; no puedo levantarme para darte nada."” Y aunque esta pareciera una respuesta muy insensible, sin embargo, creo que, si hubiéramos estado en esta posición, nosotras hubiéramos respondido igual, sin embargo no somos tan honestas como para admitirlo.
Puede que tal vez no seamos tan directas, e ignoráramos su petición hasta que este se cansara o tal vez inventáramos una excusa para salir del paso. Muchas veces el cansancio y los obstáculos nos mueven mucho más, que el amor al prójimo.

Aileen: Y no debemos preguntarnos como los fariseos ¿quién es mi prójimo? Sino a quien yo trato como mi prójimo? ¡Ouch! Tampoco quiero que confundamos como con la parábola anterior, que, así como el juez injusto no representaba a Dios, este vecino que no quiso molestarse, tampoco representa a Dios. Dios no se acuesta ni duerme.  

Cathy: Aileen esto me hace recordar la confrontación de Elías con los sacerdotes de Baal en 1 Reyes 18:17, leamos “Y sucedió que ya al mediodía, Elías se burlaba de ellos y decía: Clamad en voz alta, pues es un dios; tal vez estará meditando o se habrá desviado, o estará de viaje, quizá esté dormido y habrá que despertarlo.”

Aileen: ¡Claro que nada de esto! Salmo 121:4 nos asegura “He aquí, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel.” De nuevo esto nos sirve de contraste y no de similitud, en cuanto a  cómo es nuestro Dios!

También el versículo 8 demuestra nuestra falta de un carácter santo, a la vez que evidencia que nosotros sí sabemos lo que es correcto hacer. Leamos “Os digo que, aunque no se levante a darle algo por ser su amigo, no obstante, por su importunidad se levantará y le dará cuanto necesite.” La palabra griega utilizada en el original, para importunidad es “anaideian” y significa persistencia, con la ausencia de vergüenza.

Cathy: Lo que esto me dice es que la vergüenza de no tener pan para ofrecer a su visita era más grande que la vergüenza de levantar a su vecino a la medianoche. La realidad es que cada uno de nosotros necesitamos la ayuda de otros. El mundo nos dice que debemos ser auto-suficiente, sin embargo, Dios nos dice que debemos depender totalmente de Él y dejar que El provea para nosotros.  Y muchas veces Su provisión viene a través de las personas que nos rodean, a través de situaciones en donde debemos humillarnos y pedir ayuda. Y si vemos el otro lado de la moneda, debemos ayudar y dar cuando alguien lo necesita. Cada una de estas acciones son cursos pre-requisitos en la universidad de Dios!

Aileen: Escuchemos ahora los versículos 9-10 “Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.

Porque todo el que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.”  Y déjenme preguntarles algo ¿es esto  verdad?  ¿Recibimos todo lo que pedimos?

Cathy: Sí y no. Todo lo que pedimos y que está de acuerdo con los propósitos de Dios, si. Por ejemplo, Santiago nos dice en su libro capitulo 4 versículo 3 “Pedís y no recibís, porque pedís con malos propósitos, para gastarlo en vuestros placeres.” Obviamente El Dios santo, justo y amoroso solamente nos da lo que nos conviene.

He adoptado la práctica de pausar y evaluarme cuando mis oraciones no son contestadas. ¿Es que no estoy pidiendo lo que Dios quiere para mí? ¿Están equivocadas mis motivaciones? ¿Dios tiene otros planes para mí?

A menos que hagamos una autoevaluación, podemos seguir adelante sin escuchar la voz de Dios. Por esto necesitamos mantenernos con un corazón y una mente humilde, y con la misma actitud de Jesús “no lo que yo quiera sino como tú quieras Señor”.

Aileen: Escuchemos ahora los versículos 11-12 “O suponed que a uno de vosotros que es padre, su hijo le pide pan; ¿acaso le dará una piedra? O si le pide un pescado; ¿acaso le dará una serpiente en lugar del pescado? O si le pide un huevo; ¿acaso le dará un escorpión?” Obviamente Jesús está enseñando que si nosotros, que somos malos por naturaleza, regalamos apropiadamente cuando nuestros hijos nos piden, es obvio que nuestro Padre, Dios, quien es bueno nos regalara, de  forma apropiada y aun mejor que como hicimos nosotros con nuestros hijos. Dios es bondadoso y Él quiere bendecirnos.

Cathy: Y al hablar sobre la persistencia en la oración, creo que debemos diferenciar entre 2 diferentes tipos de peticiones. Hay algunas peticiones que estamos 100 % seguro que están dentro de la voluntad de Dios.  Sin embargo hay otras de las cuales no estamos seguros.

Tomemos por ejemplo a Romanos 8:29 que nos advierte que el propósito de Dios en cada creyente es formarles a la imagen de Cristo. Por tanto si oramos por esto, esto es algo que Dios contestara en forma positiva. Y cuando digo positiva no me refiero a que todo en la vida será fácil, porque muchas veces es a través de las tribulaciones que Él está formándonos a Su imagen, porque todo coopera para bien.

Por otro lado, hay otras peticiones que, aunque son buenas no sabemos si están en Su voluntad. Por ejemplo, cuando estamos orando por un trabajo específico, si debemos comprar una casa u otra cosa, o también pudiera ser que estemos orando por la conversión de un familiar. Nosotras no sabemos si El Señor salvara o no a esta persona.

¿Debemos seguir orando?

Aileen: Cada creyente tiene la morada del Espíritu Santo dentro de sí y debemos aprender a caminar con El, Él es quien nos debe dirigir en cada paso de nuestras vidas.

Y ciertamente el orar por la salvación de nuestro prójimo no nos causara daño, de hecho, debemos   persistir. Sin embargo tenemos que recordar siempre que si esto por lo cual oramos no es una de Sus promesas, no debemos sentirnos desilusionadas si Su respuesta no es la que queríamos porque este no es más que un deseo de nuestro corazón, el cual no sabemos si está de acuerdo a Su perfecta voluntad!

Y queremos terminar con el ultimo versículo 13 “Pues si vosotros siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?” ¿No te llama esto la atención?

Cathy: ¡Claro! El no dijo que nos dará lo que queremos, sino que nos dará al Espíritu Santo. Recordemos que esto fue antes del día de Pentecostés, cuando el Espíritu Santo vino a morar en los creyentes. Nosotras ya tenemos la morada del Espíritu, el cual viene a morar en nosotros al momento que somos salvas, por tanto no tenemos que pedir la morada. Lo que si debemos pedir es Su llenura, Su guianza, que podamos oír bien Su voz.

Dios nos dará todo que pedimos en Su voluntad, siempre y cuando El Espíritu Santo nos revele cual es Su voluntad para nuestras vidas.

Aileen: Y terminamos el programa con muchas ideas para meditar y reflexionar en esta semana.

1 Tesalonicenses 5:17-18 nos recuerda “orad sin cesar; dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para vosotros en Cristo Jesús.” Estas 2 parábolas nos enseñan que debemos persistir en la oración, de hecho, nuestras vidas deben estar caracterizadas por la oración continua.

Ahora, escuchemos bien, como nosotras servimos al Príncipe de Paz, cuando dependemos y vamos donde El con nuestras peticiones escuchen lo que El nos regala, leamos Filipenses 4:6-7 “Por nada estéis afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús.”

No dejen de sintonizarnos en nuestro próximo programa, en donde seguimos nuestra serie estudiando una parábola sobre la gratitud cuando Jesús perdona una pecadora en la casa de Simón. ¡No se lo pierdan!

Cathy:  Queridas hermanas, recuerden que necesitamos de sus oraciones para seguir llevando el mensaje del evangelio para edificación de Su pueblo, oremos por el programa Mujer Para la Gloria de Dios, y toda la programación de Radio Eternidad. ¡Necesitamos la protección de nuestro Señor! Ya saben que pueden seguirnos en twitter e Instagram escribiendo a @MPLGDD y en Facebook Mujer para la gloria de Dios.

Aileen: Les esperamos en nuestro próximo encuentro, Dios delante, aquí en Radio Eternidad, impactando el presente con un mensaje eterno.

Visto 413 veces