IBI top movil

bienvenido

donde estamos

En vivo

Sermones

Clases y Recursos

Vida en la IBI

La IBI ora

vision

Lo que ensenamos

Equipo Ministerial

Nuestra historia

13 de Julio de 2018

Crónicas Misioneras - Pandilleros santos en Colombia

Salimos de la iglesia muy contentos por la comunión con los hermanos y empezamos en la tarde otra etapa del viaje tomando carretera a Villavicencio, estimando un viaje de tres (3) horas en “movilidad” (vehículo). Dos de los pastores tuvieron la gentileza y gran misericordia de llevarnos.

Antes de salir de Bogotá, tuvimos que cruzar por algunos barrios deprimidos con las consiguientes advertencias sobre seguridad, “no dejen los celulares a la vista”, “no bajen los vidrios”, “seguros en las puertas”, etc. En todas partes se notaba el furor por el mundial de fútbol y esta zona no era la excepción, dando colorido con banderas y uniformes a lo que se percibía como una condición gris de existencia. Historias tristes de pandillas, drogas, robos, asesinatos y otros delitos.

Compartiendo ese momento en el vehículo, surge el testimonio de Alejandro*, quien vivió en sectores parecidos a los que estábamos transitando. Él contaba cómo fue líder de una de las pandillas de estos barrios, cómo una ganga rival colocó tres (3) hombres que se rotaban día y noche donde vivía con sus padres esperando que llegara y se entregara para ellos matarlo (sino, ahí estaban sus padres). Obviamente él no se entregó, sus padres quienes eran ex pandilleros lograron eludir el cerco, y más adelante entregó su vida al Señor y a su servicio.

¿Y los que deseaban matarlo? Todos están muertos, al igual que los miembros de su pandilla (excepto uno). Jesús le salvó el alma y la vida.

Nuestro segundo acompañante, también había sido “uñero” (delincuente) en esos sectores, había pensado en un momento unirse a las FARC por la propaganda ideológica en el sector, sin embargo, Cristo lo interceptó a tiempo.

Estas historias que muestran la dura realidad de los barrios pobres de Bogotá y de su gente, se intercambiaban con el bello paisaje de las montañas, la neblina, cascadas y ríos en la carretera. Dimos gracias a Dios por el amor de los hermanos, por la gracia Divina reflejada en sus vidas, y por ver cómo en medio del dolor, hay personas que son llamadas a demostrar mediante el arrepentimiento y la conversión que Jesús es digno, salvado el alma y la vida.

 

“Respondiendo Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los que están enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento”

Lucas 5:31-32 LBLA

 Enrique Crespo

Visto 455 veces