IBI top movil

bienvenido

donde estamos

En vivo

Sermones

Clases y Recursos

Vida en la IBI

La IBI ora

vision

Lo que ensenamos

Equipo Ministerial

Nuestra historia

08 de Agosto de 2018

Crónicas Misioneras - Indígenas urbanos colombianos

Los pueblos indígenas son hermosos y culturalmente muy interesantes. En cuanto a la religión y forma de ver la vida, por lo regular son animistas; creen que el mundo de los espíritus predomina sobre este plano material, existen diferentes espíritus, deidades o “semi-deidades” quienes si son satisfechas pueden ayudar a controlar aspectos de nuestra vida presente.

Estos “seres” son contactados a través de “shamanes”, “brujos”, u “hombres sagrados” que conocen “los misterios” y que por cierta cantidad de dinero u ofrenda en especie “ayudan” a las personas que requieren sus servicios a establecer relaciones con estas entidades para conseguir “buena suerte”, “evitar el mal de ojo” o la “mala suerte”, quitarse algún “trabajo” o “malicia” que algún enemigo les hizo, incluso se consiguen “amuletos” para los mismos fines de protección, adquirir algo o venganza. Como se ve, la manipulación, el temor, y el manejo del poder es parte fundamental en estos sistemas de creencia. Pueden variar nombres y títulos, pero básicamente es eso, unido a un sincretismo a cualquier tipo de creencia que ayude a los mismos fines.

Lo interesante de este fenómeno del animismo, es que por lo regular uno lo asocia exclusivamente a clanes indígenas en lugares remotos como selvas; sin embargo, al igual que en otras partes del mundo, notamos en algunas ciudades colombianas un arraigo muy fuerte de estas creencias en sectores urbanos, y con personas profesionales, hasta con Maestrías en universidades de EEUU y otras partes del mundo.

Es un animismo más sofisticado, pero que conserva los elementos fundamentales. Se cree en el mundo espiritual, hay un “shamán”, “hombre sagrado” que puede usar el título de “apóstol”, “pastor”, “profeta”, que tiene una
“unción especial” con la cual recibe revelaciones de la voluntad específica de Dios, de “los misterios” del más allá. Rebelarse o cuestionar su autoridad es sinónimo de rebelarse contra Dios. Este “shamán urbano” ayuda a las personas a adquirir “buena suerte” si se “siembra” dinero o propiedades (vehículos, casas, etc) a través de él. Quien ofrenda espera recibir 7 o 10 veces más de lo sembrado a cambio. Es simplemente una transacción comercial para que “cambie la suerte”.

Los “amuletos mágicos” también están presentes, tales como pañuelos, aguas especiales, etc. Unidos a “conjuros” y “sortilegios” por medio de “declaraciones” con las cuales “reclaman territorios”, “sanan” o “no reciben” enfermedades, o “mala suerte” en sentido general.

Se hacen “limpias”, “despojos”, se sacan “seres malignos” por medio de golpizas. El nivel de manipulación emocional por medio del temor es muy alto. Quien salga de sus “iglesias” queda fuera de su “cobertura espiritual”, puede ser víctima de algo malo. Todo esto con un sincretismo de vocabulario cristiano. Esto ha formado una nueva cultura de “indigenismo urbano”, personas que creen que pueden manipular a Dios para lograr beneficios particulares, un abandono de las enseñanzas de la Biblia, han sustituido lo que Dios dice por lo que estos “shamanes urbanos” declaran, se han apartado de Dios, engañando y siendo engañados, y luego, muchas de estas víctimas, al no conseguir lo prometido por medio de este sistema, heridos, culpan a Dios por su desventura y falta de criterio. Miles de personas pululan por las calles desencantados y estafados por estos “brujos urbanos contemporáneos”.

Este fenómeno no es exclusivo de Colombia, pero estas crónicas relatan lo que vimos allá. Si alguien en cualquier parte del mundo, ha sufrido, o está sufriendo por estas manipulaciones, que sepa que el cristianismo es muy diferente a todo lo descrito en los párrafos anteriores. Si tiene una Biblia, que la busque y empiece a leer lo que Jesús enseño y vivió según lo relatan los Evangelios, y luego con una limpia conciencia y sin intermediarios, puede decidir si desea ser un verdadero discípulo de Cristo, un seguidor e imitador de Él.

¡Un abrazo!

 

“Pero los hombres malos e impostores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados. Tú, sin embargo, persiste en las cosas que has aprendido y de las cuales te convenciste, sabiendo de quiénes las has aprendido; y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden dar la sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en Cristo Jesús. Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra”

2 Timoteo 3:13-17

 

 

Enrique Crespo

Visto 182 veces