IBI top movil

bienvenido

donde estamos

En vivo

Sermones

Clases y Recursos

Vida en la IBI

La IBI ora

vision

Lo que ensenamos

Equipo Ministerial

Nuestra historia

Enrique Crespo

Enrique Crespo

Luego de 18 días en Colombia sirviendo a jóvenes de cultura urbana, indígenas, pastores, repartiendo más de 70 libros, estableciendo lazos ministeriales, dando consejería, visitando 4 ciudades y una zona selvática. Todo esto con el apoyo de hermanos que estuvieron orando, ofrendando, alojando, proveyendo alimentos, comunicación, transporte y logística, tanto en República Dominicana como en Colombia; creo que no es aventurado decir que las misiones y la obra de Dios en general se hacen con el apoyo de los dones y talentos que nuestro Señor ha dado a su pueblo.

La Gran Comisión (Mateo 28:18-20) es una tarea de dimensiones descomunales que no puede ser hecha de manera individual. Hacer discípulos de Jesús en todas las naciones (etnias, razas), enseñándoles a obedecer todo lo que Cristo dijo, hasta que el mundo se acabe. Definitivamente por su alcance, tarea y duración, no es factible hacerlo solo.

Por eso nuestro Señor nos ha dicho que nos acompañará, que contamos con su poder como alguien que tiene autoridad, potestad sobre todo lo creado, y que ha dado dones a sus hijos para que juntos podamos ser de bendición y edificación mutua en esta tarea (1 Corintios 14:12, Efesios 4:12).

Estos pensamientos fueron de gran bendición, consuelo y esperanza cuando tomábamos el avión de regreso a casa. En el aeropuerto seguíamos compartiendo con hermanos sobre cómo expandir el Reino de Dios en su ciudad, cómo hacer alianzas, proyectos futuros, simplemente soñando, esperando grandes cosas de Dios e intentando grandes cosas para Él.

Atrás quedaban falsos maestros muy activos, movimientos que en las estadísticas pueden aparecer como “cristianos” pero que realmente están muy lejos de las enseñanzas de Cristo y son contrarios a su ejemplo de vida. Quedaban personas heridas pero rescatadas del engaño, la manipulación y la explotación, progresando en su restauración emocional y espiritual. Quedaban líderes y hermanos cristianos con el deseo de unir fuerzas y aprender más sobre cómo hacer la obra de Dios.

Quedaba un pueblo que había ganado su independencia del imperio español con la sangre y el esfuerzo de llaneros, criollos, ingleses, venezolanos y otros ciudadanos de la Gran Colombia. Pueblo con años de luchas entre liberales y conservadores, con indígenas y con los recuerdos de Gaitán, los escritos del Gabo, y las obras de Botero, con vallenatos y cumbia, con paisajes variados y hermosos. Quizás esta mezcla de contrastes y alianzas sea la clave para preservar lo que queda del verdadero Evangelio en esas tierras. Son tiempos de unidad en la diversidad por el amor a nuestro Señor. Seguimos orando por Colombia, amándola y deseándole lo mejor para su porvenir en Cristo.

 

¡Un abrazo!

Enrique Crespo

 

“Y acercándose Jesús, les habló, diciendo: Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado; y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:18-20)

Los pueblos indígenas son hermosos y culturalmente muy interesantes. En cuanto a la religión y forma de ver la vida, por lo regular son animistas; creen que el mundo de los espíritus predomina sobre este plano material, existen diferentes espíritus, deidades o “semi-deidades” quienes si son satisfechas pueden ayudar a controlar aspectos de nuestra vida presente.

Estos “seres” son contactados a través de “shamanes”, “brujos”, u “hombres sagrados” que conocen “los misterios” y que por cierta cantidad de dinero u ofrenda en especie “ayudan” a las personas que requieren sus servicios a establecer relaciones con estas entidades para conseguir “buena suerte”, “evitar el mal de ojo” o la “mala suerte”, quitarse algún “trabajo” o “malicia” que algún enemigo les hizo, incluso se consiguen “amuletos” para los mismos fines de protección, adquirir algo o venganza. Como se ve, la manipulación, el temor, y el manejo del poder es parte fundamental en estos sistemas de creencia. Pueden variar nombres y títulos, pero básicamente es eso, unido a un sincretismo a cualquier tipo de creencia que ayude a los mismos fines.

Lo interesante de este fenómeno del animismo, es que por lo regular uno lo asocia exclusivamente a clanes indígenas en lugares remotos como selvas; sin embargo, al igual que en otras partes del mundo, notamos en algunas ciudades colombianas un arraigo muy fuerte de estas creencias en sectores urbanos, y con personas profesionales, hasta con Maestrías en universidades de EEUU y otras partes del mundo.

Es un animismo más sofisticado, pero que conserva los elementos fundamentales. Se cree en el mundo espiritual, hay un “shamán”, “hombre sagrado” que puede usar el título de “apóstol”, “pastor”, “profeta”, que tiene una
“unción especial” con la cual recibe revelaciones de la voluntad específica de Dios, de “los misterios” del más allá. Rebelarse o cuestionar su autoridad es sinónimo de rebelarse contra Dios. Este “shamán urbano” ayuda a las personas a adquirir “buena suerte” si se “siembra” dinero o propiedades (vehículos, casas, etc) a través de él. Quien ofrenda espera recibir 7 o 10 veces más de lo sembrado a cambio. Es simplemente una transacción comercial para que “cambie la suerte”.

Los “amuletos mágicos” también están presentes, tales como pañuelos, aguas especiales, etc. Unidos a “conjuros” y “sortilegios” por medio de “declaraciones” con las cuales “reclaman territorios”, “sanan” o “no reciben” enfermedades, o “mala suerte” en sentido general.

Se hacen “limpias”, “despojos”, se sacan “seres malignos” por medio de golpizas. El nivel de manipulación emocional por medio del temor es muy alto. Quien salga de sus “iglesias” queda fuera de su “cobertura espiritual”, puede ser víctima de algo malo. Todo esto con un sincretismo de vocabulario cristiano. Esto ha formado una nueva cultura de “indigenismo urbano”, personas que creen que pueden manipular a Dios para lograr beneficios particulares, un abandono de las enseñanzas de la Biblia, han sustituido lo que Dios dice por lo que estos “shamanes urbanos” declaran, se han apartado de Dios, engañando y siendo engañados, y luego, muchas de estas víctimas, al no conseguir lo prometido por medio de este sistema, heridos, culpan a Dios por su desventura y falta de criterio. Miles de personas pululan por las calles desencantados y estafados por estos “brujos urbanos contemporáneos”.

Este fenómeno no es exclusivo de Colombia, pero estas crónicas relatan lo que vimos allá. Si alguien en cualquier parte del mundo, ha sufrido, o está sufriendo por estas manipulaciones, que sepa que el cristianismo es muy diferente a todo lo descrito en los párrafos anteriores. Si tiene una Biblia, que la busque y empiece a leer lo que Jesús enseño y vivió según lo relatan los Evangelios, y luego con una limpia conciencia y sin intermediarios, puede decidir si desea ser un verdadero discípulo de Cristo, un seguidor e imitador de Él.

¡Un abrazo!

 

“Pero los hombres malos e impostores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados. Tú, sin embargo, persiste en las cosas que has aprendido y de las cuales te convenciste, sabiendo de quiénes las has aprendido; y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden dar la sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en Cristo Jesús. Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra”

2 Timoteo 3:13-17

 

 

Enrique Crespo

Al salir del seminario indígena de la selva, regresamos a Bogotá para servir en una conferencia de jóvenes y predicar en una iglesia, y volar un lunes a Bucaramanga para continuar entrenando pastores de la zona. La idea era llegar a un pequeño pueblo donde el equipo local había coordinado previamente el evento.

Antes de salir, nos enteramos que pastores locales de los movimientos proféticos y de la prosperidad habían boicoteado el curso prohibiendo a sus miembros asistir al mismo. No obstante, decidimos continuar con el plan original pues quedaban unos pocos dispuestos a participar y ya estábamos en la zona.

Luego de unas horas de viaje por una carretera con paisajes preciosos, pero con precipicios que no estimulaban a personas con fobia a la altura como yo, llegamos al pueblito y conversamos con el pastor que realizaba la convocatoria. Su testimonio era de un hombre cansado y solo, buscando abrirse paso en medio de una comunidad cerrada de líderes religiosos que buscan beneficiarse de las prebendas de políticos, explotando económicamente a sus miembros para a su vez ellos mismos ser explotados por sus autoridades superiores, un alto nivel de mundanalidad y falta de integridad coronaban el cuadro descrito de estos saduceos contemporáneos.

Pero la luz se abre paso en medio de la oscuridad, la vida surge en regiones de muerte, y en la noche nos reunimos el pequeño grupo y comenzamos a ver cómo elaborar un sermón basado en la Biblia. Para sorpresa de ellos, en vez de ira a buscar algo, les regalamos dos libros y un folleto que habían sido financiados por ofrendas de hermanos de otras comunidades de fe. Un ejemplo de cómo la iglesia universal usa sus dones y talentos para el beneficio de la expansión del Reino de Dios alrededor del mundo.

Al concluir la noche tuvimos un momento de oración, todos de rodillas, y Dios nos concedió su presencia de manera especial. De manera espontánea nos abrazamos al final, y personalmente quedé con la convicción de que el Señor había aprobado el viaje, y que con esta experiencia el propósito de Dios se había cumplido.

Dios salva con pocos o con muchos, y muchas veces usa a pocos para que la gloria sea de Él. Definitivamente, Jesús es Digno en ese pequeño pueblo de Colombia.

 

El pueblo asentado en tinieblas vio una gran luz,
y a los que vivia en region y sombra de muerte,
una luz les resplandecio

Mateo 4:16

 

Enrique Crespo

Amanecimos en el pequeño pueblo colombiano con la noticia de que un miembro del equipo estaba enfermo, posiblemente algo viral. Luego del devocional, el equipo decidió que debíamos regresar a Bucaramanga antes de que el hermano se debilitara más y se dificultara su atención médica. Además existía el riesgo de que otros estuviéramos contagiados haciendo el retorno más difícil al cruzar de nuevo la zona montañosa. Por tanto, concluimos antes de tiempo el curso y salimos, pero con gozo, sabiendo que Dios había cumplido su propósito.

Al llegar a Bucaramanga, tuvimos la oportunidad de escuchar a el testimonio de dos (2) jóvenes que habían estado en iglesias de movimientos proféticos y apostólicos heréticos durante muchos años. Ellas relataban una historia de abusos y manipulaciones. El “profeta / apóstol” enseñaba que él era como Dios, que había que entregarle los diezmos de rodillas, golpizas con palos para “sacar demonios”, acostaba a personas y caminaba sobre sus espaldas para enseñarles humildad, su ira era manifiesta a todo aquel que se equivocara tocando en el grupo de adoración, obediencia absoluta, temor y manipulación, opulencia del profeta/apóstol en su forma de vivir a costa de las escazas finanzas de la feligresía. Un cuadro muy similar al de otras partes de América Latina, donde el llamado “evangelio de la prosperidad” a traído prosperidad a sus líderes, y pobreza espiritual, y hasta material a su feligresía.

Pero Dios es bueno, y rescata a su pueblo donde quiera que se encuentre, y a través de prédicas y materiales encontrados en internet de siervos del Señor que enseñaban la Biblia con integridad, poco a poco el Espíritu Santo las guió a huir del abuso y la explotación de los llamados profetas y apóstoles colombianos, y refugiarse para ser sanadas en una iglesia verdadera. Estamos consientes que no todos los llamados apóstoles y profetas son iguales, es probable que aparezca un pequeño grupo engañado, pero ellos poco a poco, también están encontrando libertad de la herejía, están saliendo de esta Babilonia (Madre de las Rameras, movimiento espiritual falso) contemporánea, entendiendo que vale la pena salir, cueste lo que cueste, porque Jesús es digno.

 

“Y oí otra voz del cielo que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no participéis de sus pecados y para que no recibáis de sus plagas; porque sus pecados se han amontonadohasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus iniquidades”

Apocalipsis 18:4-5

 

Enrique Crespo

En este mes de mayo, tuvimos la bendición de recibir las enseñanzas de los hermanos de “Scheme 20” quienes nos dieron un taller en la IBI sobre cómo plantar iglesias y servir en lugares difíciles. El hermano Mez McConnell y Mathew Spandler-Davidson, con amplia experiencia y conocimientos Bíblicos en el tema fueron los maestros en esta ocasión. Damos gracias al Señor por los dones y talentos que ha dado a su iglesia alrededor del mundo, y que nos permiten ser retados y motivados a morir cada día más a nosotros, e imitar a nuestro Señor en nuestras vidas compartiendo el Evangelio con todos los que nos rodean.

Gracias a los hermanos de Compassion, Tierra Alta, Templos Bíblicos, de la IBI y otras iglesias con los cuales pudimos tener un tiempo de comunión y aprendizaje. Ahora nos resta poner en práctica lo aprendido con las fuerzas que el Señor nos de, y enseñar estas verdades a otro.

Jimaní es un pequeño pueblo fronterizo de República Dominicana, árido y de paisajes impresionantes con el Lago Enriquillo del lado dominicano y el lago Azuei  en territorio haitiano. Allí fuimos con Ruddy, un hermano que acostumbra viajar por la zona atravesando la sierra de Bahoruco desde Oviedo, en la costa sur, atravesando por caminos en pésimas condiciones en una motocicleta.

Visitando una estación misionera atendida por una familia misionera de EEUU, escuchábamos relatos de cómo en el 2010 cuando el terremoto de Haití, esa estación por su extensión territorial, fue convertida en un hospital bien equipado para recibir helicópteros con heridos del siniestro.

La suave brisa del mediodía y la vista hermosa del lago Azuei, mitigaban un poco el relato de cadáveres, cuerpos mutilados, etc. La conversación giraba del pasado al presente ¿qué hacer al día de hoy para continuar con la obra del Evangelio en la zona?. El intercambio sigue, y un merenguito haitiano procedente de un rancho cercano ameniza el ambiente. Parte inglés y parte español fluyen las ideas. Dominicanos, estadounidenses, haitianos, venezolanos, argentinos, italianos y granadinos, aunando esfuerzos por el Reino de Dios. Muchas naciones, una sola hermandad, un mismo espíritu, un solo Señor. Unidad y diversidad, una muestra de nuestro Creador.

Llega la hora del almuerzo, invitamos a la familia misionera a almorzar (sería un abuso poner a estos hermanos a trabajar para nosotros) y fuimos al único lugar abierto y recomendado ese día para comer ¡un *pica pollo chino!. Obviamente la propietaria era china, y los empleados…¡haitianos!. Así el Señor nos permitió añadir una nacionalidad más (china) a esta muestra del Reino de Dios. Comimos todos con alegría y sencillez de corazón, agradeciendo al Padre por la unidad en medio de la diversidad.

Apocalipsis 5:9-10

Y cantaban un cántico nuevo, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos, porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre compraste para Dios a gente de toda tribu, lengua, pueblo y nación.Y los has hecho un reino y sacerdotes para nuestro Dios; y reinarán sobre la tierra.

*Pica Pollo- Expresión vernácula dominicana que define un puesto de venta de pollos fritos. Son muy populares los establecidos por nacionales chinos.

Después de un día entero viajando por la frontera y teniendo otro largo trayecto por delante en la misma zona, el cuerpo nos recuerda que somos polvo y al polvo volveremos; surge el cansancio y las ganas de tener unos minutos tranquilos. Esos eran mis pensamientos en la mañana del domingo esperando que abrieran el comedor para poder desayunar.

Un joven quien también espera la anhelada apertura, se acerca y pone conversación sobre los beisbolistas profesionales que ayudan a sus pueblos de origen. Habla bien de ellos, con agradecimiento y admiración, al final revela su interés más profundo, quiere mostrar una foto de él con un pelotero famoso.

¿Qué podemos hacer? Realmente quisiera disfrutar de un momento de tranquilidad antes de empezar el trajín del día, pero la verdad es que uno es cristiano de tiempo completo, por lo tanto, comenzamos a hacer preguntas.

-¿Crees que haya habido alguien que haya hecho más por ti y tu pueblo que un pelotero?

-¿Más que un pelotero? ¡Solo Dios!

-¡Exacto!... a partir de este punto el Señor abrió la puerta para presentar el Plan de Salvación, todos somos pecadores, la paga de nuestro pecado es muerte eterna, no podemos ganar la salvación por obras, Cristo pagó por nuestro pecado y nos da su vida de rectitud moral, y si nos arrepentimos dándole la espalda a nuestra vida y aceptando la vida que Él nos ofrece, con sinceridad, vamos al cielo.

En este punto, ya habían abierto el comedor, estábamos sentados, sus otros compañeros se habían unido a la mesa y ahora ellos pedían que siguiéramos hablando de Dios pues era domingo y no tenían a alguien que les explicara la Palabra de Dios. No hubo alternativa, ahí desayunamos todos con Dios, con gozo y sencillez de corazón, no había otra alternativa, es que uno es cristiano a tiempo completo.

“Entonces, ya sea que comáis, que bebáis, o que hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios” 1 Corintios 10:31 LBLA

 

14 de Enero de 2018

La gran omisión

Esta semana, Enrique Crespo predicó el sermón “La gran omisión” sobre nuestro llamado de ir a las naciones y predicar el evangelio, basado en Juan 20:21.

El texto está ambientado en la noche del domingo de la resurrección. Los discípulos habían visto a Jesús crucificado, algo que era muy difícil de procesar. En Lucas 24:37 vemos que todos tenían miedo, estaban turbados y dudaban ya que su líder y Mesías habían sido asesinado. Cuando vemos este contexto, es fácil pensar que los discípulos eran débiles, a diferencia de nosotros que tenemos una iglesia y comunidad que nos fortalece. Pero esa iglesia que tanto amamos ha tenido una comisión que ha descuidado: id y haced discípulos. Una tercera parte de la humanidad no conoce el nombre de Jesús y el 60% de la humanidad profesa no ser seguidores de Cristo. Hoy en día, sabemos más y tenemos más recursos que muchas personas en la historia, pero aun así no hemos dado nuestro mejor esfuerzo por la gran comisión.

Dios es infinito y eterno; cuando lo ofendemos a Él, merecemos consecuencias infinitas y eternas. Por eso Cristo murió en la cruz por nosotros, y por eso tenemos que predicarles a las naciones: no hay otra forma de que el hombre sea salvo que a través de Cristo Jesús. Nuestra responsabilidad es orar con carga por misioneros, nuestros hermanos, nuestra iglesia, no con la levedad con la cual lo hacemos. Es necesario reconocer que todo lo ocurrido y todo lo que va a ocurrir, sea de tribulación o no, es parte del plan de Dios; Él nos dice que debemos tener paz y gozo (Juan 20:19). No estamos solos en esta tarea. Es por esto que salir a las naciones debe ser un gozo: porque conocer a Dios nos da paz y gozo a pesar de las dificultades.  

16 de Junio de 2017

Unidos por el Evangelio 2017

Nuestro Anciano y Director de Misiones, Enrique Crespo, estará en Colombia los días 17 y 18 de agosto en la Iglesia Comunidad Cristiana Reedificando y el sábado 26 en el Paraninfo Colegio Americano, en Bucaramanga.

 

15 de Marzo de 2017

Operativos médicos

En los meses de Febrero y Marzo nuestro Señor bendijo a la comunidad de “La Ciénaga” en Barahona y a los internos de “La Victoria” con el “Equipo Médico Antioquía” de “Misión Antioquía” En esas comunidades fueron atendidos más de 300 pacientes de medicina general, y alrededor de 30 en el área de odontología. Gracias damos a Buckner Dominicana y hermanos individuales a quienes Dios usó como instrumentos de su gracia para suplir las medicinas necesarias.
Cerca de 15 médicos de diferentes especialidades, 3 odontólogos y otros voluntarios para evangelizar y organizar, respondieron al llamado de Dios para mostrar su misericordia a las comunidades mencionadas.  
“Por supuesto, hacen bien cuando obedecen la ley suprema tal como aparece en las Escrituras: «Ama a tu prójimo como a ti mismo”  Santiago 2:8 NTV
 
 
Foto 3
 
foto 1
 
Foto 4
Página 1 de 2